Entrega tu mentalidad a Dios para que te vaya bien

Si pretendes alcanzar éxito y bienestar en tu vida, debes entregar tu al ainstain mentalidad a Dios, pues El nunca se equivoca en hacer decisiones correctas

Dios nos dio potenciales para alcanzar lo que queramos, pero debemos siempre que decidamos hacer algo, hacerlo consultando con su voluntad y entregándole nuestras actividades diarias para no equivocarnos al confían solo y únicamente en nuestro propias fuerzas, pero si contamos con su ayuda, preparémonos para romper records.

Cuando trabajamos contando que Dios nos ayuda en todo lo que hacemos, nuestra mentalidad puede alcanzar cosas difíciles que para otros es imposible lograrlo.

Nuestra  mentalidad influencia el cuerpo ya sea positiva o negativamente. Al recordar una escena que hemos visto en una película, lo leído en un libro, escenas que hemos vivido, esto causa una reacción física en nuestro cuerpo y reaccionamos rápidamente a lo que podemos hacer o no podemos hacer. Por esta misma razón los deportistas se disciplinan primero mentalmente, antes de un entrenamiento físico. Existe un lapso de interrelación fuerte entre la mentalidad y la reacción física.

Los entrenadores hacen todo tipo de esfuerzo para motivar a su equipo. Los tiradores al blanco se disciplinan mentalmente con el fin de obtener la calma y la autoconfianza. Los atletas y nadadores son disciplinados para visualizar de antemano sus competencias.

Toda persona vive de acuerdo a su pensamiento, su mentalidad se ha preparado para la función que va a realizar y de eso depende su victoria. Está comprobado que aquellas personas con enfermedades terminales que constantemente están pensando en su funeral y como será su partida, es más propensa a acortar su existencia que aquellas personas que luchan y no se rinden ni se dan por vencidas y hacen planes para vivir.

La mentalidad produce resultados tanto positivos como negativos. Si piensas que tú no puedes controlar o dominar tus pensamientos, piensa en lo que dice el libro sagrado “En todo lo que sea bueno, en todo lo digno en todo lo de buen nombre en todo lo que sea digno, en esto pensar” Filipenses 4:8. Acondiciona tu manera de pensar a la de Dios, a través de la meditación de la Palabra y obtendrás excelentes resultados, porque El transforma las circunstancias.

Debemos procurar tener una mentalidad sometida bajo la soberanía absoluta de Dios, y no una mentalidad humana.

Acerca de Graciela

Hola soy Graciela y soy facilitadora de cambios y estoy comprometida a ayudar a la mayor cantidad posible que tengan el deseo de cambiar el curso de su vida a traves del conocimiento del poder de las palabras y con un pensamiento renovado y sus frases positivas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s