Usa las Armas que Tienes

Cuando usamos las armas que tenemos, podemos estar confiados que ganaremos.
Cuenta una historia de una persona que vivía en la montana y nunca se atrevió a salir de su ranchito porque tenía miedo a los animales, alguien lo regaló un arma que le sería útil en ese lugar lo cual él nunca lo uso porque no se animaba a salir por el miedo.
Pasaba hambres y necesidades, por no atreverse a salir de casa, ya los vegetales y las frutas del hurto escaseaban día a día, el siempre miraba a sus vecinos que comían bueno y sin embargo el nunca se daba esos lujos y deseaba ser como ellos.
Un buen día su vecino lo invito a salir y tanto lo insistió hasta que lo convenció; fueron al monte y veía como su vecino cazaba animales sin mayor problema. Este tímido ciudadano lo pidió que le contara como lo hacía y muy gentil su vecino lo hiso entender que era necesario poseer una arma bien afilada y lo demás era fácil, no tenía que tener miedo de esos inocentes animales porque eran ellos son los que lo tenían miedo a la gente. Cuando regresaron a su casa se dio cuenta que el arma que el tenia estaba ya OXIDADA, pero cambio de actitud lo preparo el arma lo limpió lo limó y desde entonces su situación cambió.
¿Cuántos de nosotros no superamos porque tenemos nuestras armas ya oxidadas por no darles uso y nos conformamos con la mediocridad y vivir solamente esperando un milagro para cada día estar con esa incertidumbre de que pasará mañana?
La vida no invita siempre a caminar disfrutando de las oportunidades que cada día se presentan; sin embargo no los tomamos en cuenta y las ignoramos porque esperamos que sean grandes oportunidades que se puedan notar a lo lejos y que todos puedan decir waw!
Dios a cada uno nos dió talentos y habilidades que lo podemos usar y ayudar a otros. Esas son las armas que tienes para salir de caza y cazar esas oportunidades que están al frente de ti y no las ves porque tienes el arma oxidada por la falta de uso.
Cuando comprendemos lo que hay en dentro de nosotros, podemos ver la puerta que nos lleva al paso siguiente, pero para entra tenemos que usar las armas y no ponernos barreras para alcanzarlos. Hay que ser lo suficientemente sabio como para saber cuando estamos desperdiciando oportunidades.
Escucha tu interior, allí descubrirás en qué momento debes utilizar tus armas tus habilidades y talentos y darles un buen uso. Normalmente hablamos de los sueños proyectos y visiones o ilusiones y de ahí no pasan y los que logran pasar al primer fracaso se estancan, pero no se dan cuenta que el fracaso es el proceso para valorar el triunfo. Entonces sueña y sigue soñando y no esperes dormir para soñar, sueña y no descanses hasta convertirlo en realidad tu sueño; no te desanimes al ver los obstáculos, siempre los hay y siempre los habrá, pero todo lo que ahora ves hecho realidad un día fue solo un sueño, usa tus armas para hacerlos realidad
Si aceptas que alcanzar tus deseos y tus sueños conlleva una vida de luchar con armas afiladas y no oxidadas, la vida será más agradable y al final, deliciosa.
Déjame tus comentarios y preguntas

Acerca de Graciela

Hola soy Graciela y soy facilitadora de cambios y estoy comprometida a ayudar a la mayor cantidad posible que tengan el deseo de cambiar el curso de su vida a traves del conocimiento del poder de las palabras y con un pensamiento renovado y sus frases positivas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s